El bulo del día

Que por mayo era, por mayo,
Cuando hace la calor,
Cuando los trigos encañan
Y están los campos en flor,

Cuando canta la calandria
Y responde el ruiseñor,
Cuando los enamorados
Van a servir al amor;

Sino yo, triste, cuitado,
Que vivo en esta prisión,
Que ni sé cuándo es de día
Ni cuándo las noches son.

Sino por una avecilla
Que me cantaba el albor:
Matómela un ballestero
¡Déle Dios mal galardón!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *